Daniella Reina: “Cuando decides migrar definitivamente, tienes que cerrar todas tus puertas”

“Me quiero ir de Australia. Creo que antes que todo esto pasara, uno veía a Australia como un país de oportunidades y yo veía como ‘sí, me puedo quedar’. Mi pareja es de Estados Unidos, entonces siempre tuvimos la discusión de cuando me graduara si nos quedamos aquí o nos vamos a Estados Unidos. Pero eso ya me dio la idea de que yo me quiero ir, no quiero seguir acá porque siento que no hay futuro en la parte económica. Quiero terminar lo que empecé aquí e irme,” comenta la venezolana Daniella Reina, reprimiendo las lágrimas.

Estudiante de ingeniería, Daniella se mudó a Australia hace casi dos años para poder terminar la universidad después de tener problemas para terminar su carrera en Venezuela debido a la crisis humanitaria del país. Pero en medio de la pandemia, ahora cuestiona si la inversión vale la pena. Con las clases online en un curso que requiere práctica, siente que no está aprendiendo lo que se necesita. 

“Como no estoy en mi casa, no tengo las herramientas necesarias para estudiar aquí. Necesito programas especiales para ingeniería y mi computadora acá, con el programa, se pone loca. Y parte de las herramientas que tu aprendes es por los laboratorios porque tu ves el proceso. Creo que en la ingeniería, son procesos muy abstractos y la única manera que tu lo veas es el físico. Entonces siento que por lo menos los laboratorios, tu deberías tener la opción de poder hacer en el próximo semestre,” explica, intentando encontrar una solución al problema.

Para ella, mantener el foco en los estudios durante la cuarentena ha sido otro obstáculo. “Ver la casa como sitio de trabajo, sitio de estudio me ha costado mucho. Sabes la gente que puede estudiar en casa? Hay gente que escucho ‘ay, yo termino eso en casa, yo hago esa tarea en casa’ y yo no. Yo necesito terminar en la universidad y ya no puedo hacer eso. Es frustrante. Demoro más para hacer las cosas. Me siento como lenta, es decir, no focada. Como viendo pajaritos en el aire,” cuenta con la tristeza de aquellos que han perdido su casa como lugar de descanso.

Foto cedida por Daniella Reina

Y añade sobre el desafío adicional de tener que manejar el segundo idioma en clases no presenciales. “Como estudiante internacional, obviamente que el inglés es tu segunda lengua y es mucho más fácil para comunicarte en persona porque puedes explicar lo que quieres. En cambio, cuando estás detrás de una cámara o un email, a veces decir lo que quieres decir es mucho más difícil”, dice. 

“No estoy recibiendo la educación que recibía antes y no estoy aprendiendo como antes. La verdad es que aprendo, pero no por las clases. Al final, yo no estoy recibiendo la educación que estoy pagando,” habla, con la frustración de aquellos que han cruzado un océano para estar donde están y no sienten que están logrando aprovechar al máximo la oportunidad.

Daniella también comenta la situación de ser inmigrante en este momento. “Creo que es mucho más difícil porque uno no recibe ninguna ayuda del gobierno. Y al final, estás solo. Tienes que luchar para mantener lo que tienes y no hay opción B de ‘me quedo con un familiar o un amigo’. Porque a veces al inmigrante le cuesta demasiado tener ese amigo que ‘ay, me quedo en tu casa’ o algo así.”

En cuanto a su familia, Daniella se siente más tranquila y dice que el hecho de ser migrante ya ha traído la costumbre de verlos de lejos: “Bueno, es lo mismo, no? Los veo desde lejos hace tanto tiempo que no hay mucha diferencia. Creo que separé de mi gemela cuando tenía 18 años, ahora tengo 25. Es costumbre, no me da en ese aspecto,” explica con la experiencia de aquellos que han conocido situaciones de crisis durante muchos años.

“Si estuviera en Venezuela, iría todos los domingos a la casa de mi abuela. Entonces eso sí, me pegaría, pero ahorita no visito a mi abuela, entonces ok. No hay nada diferente en mis domingos,” añade.

Hoy en día, con todos sus familiares viviendo en Europa, Venezuela es algo que ha quedado atrás. “No tengo nada de contacto con Venezuela ahorita. Creo que cuando decides migrar y irse definitivamente, tienes que realmente, para sentirte mejor contigo mismo, cerrar todas tus puertas. Porque este recuerdo de ‘ah, si estuviera haciendo eso en Venezuela’, como que pensar mucho en el pasado, no te deja seguir adelante. Este es mi punto de vista,” dice Daniella.

Cuando le pregunto qué la hace sentirse en casa ahora, me habla de su futuro marido. “Creo mi novio ahorita, estamos juntos y nos vamos a casar… creo que mi novio me hace que me sienta en casa,” concluye con una sonrisa.

Published by Mira.Me Project

Written by Leila Maciel, a Brazilian girl who insists on calling the world her home. Escrito por Leila Maciel, uma Brasileira que insiste em chamar o mundo de casa. Instagram: @mirameproject

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: